25 enero 2010

Bradbury y el óxido de las armas del mundo

Pasé junto a la biblioteca del living y me llamó la atención el lomo verde, junto al azul de Crónicas marcianas. Me tentó, hacía mucho que no releía alguno de sus cuentos. Me acomodé en el sillón y leí tres al hilo. Uno de ellos fue Un pedazo de madera, uno de esos cuentos de Ray Bradbury que tienen sabor a fábula.

Eso fue ayer. Hoy, tuve ganas de postear un fragmento del principio, donde en pocas líneas se resume lo central del texto y uno puede imaginar más o menos cómo continuará.

Apenas comienza el relato, vemos que el Funcionario se ha enterado que el sargento no se siente bien, que ha estado nervioso. De modo que pensó que cambiar de Zona de Guerra podría mejorarlo y le ofreció ir al extranjero.

“-No creo —dijo el joven sargento
-¿Qué quiere?
El sargento se encogió de hombros y se miró las manos. –Vivir en paz. Descubrir que de alguna manera, durante la noche, las armas del mundo se han oxidado, que las bacterias se han vuelto estériles dentro de esas envolturas que parecen bombas, que los tanques se han hundido como monstruos prehistóricos en carreteras que de pronto no son más que fosos de alquitrán. Eso quisiera.
-Eso es lo que todos quisiéramos, desde luego —dijo el Funcionario—. Ahora déjese de toda esa cháchara idealista y dígame adónde quiere que lo manden.”
Ray Bradbury. Un pedazo de madera, en Mucho después de medianoche. (No tengo el dato sobre el año que lo escribió, si alguien lo tiene, que por favor deje un comentario.)
¿Cómo creen que terminan las cosas luego de esta charla? Los que lo leyeron, estarán ahora sonriendo mientras recuerdan el final.

Los que no lo leyeron, imaginen, dejen un comentario con su posible final. Sólo voy a decir, que el sargento tiene la herramienta que hará convertir sus deseos en realidad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comentarios:

El Gombi dijo...

Yo no lo leí, pero me gustaría una respuesta como por ej...que los hombres deberían dejar de echarle la culpa a la técnica como si tuviera vida propia...!!!
Saludos!

Natalia dijo...

Podría ser:
"Mandenmé a Argentina, es un pais tranquilo, seguro, con posibilidades de crecimiento, y dicen que reciben bárbaro a los inmigrantes"

cristina dijo...

Ray Bradbury escribió ese cuento en el año ilustre del siglo XX, 1952 ( naci yo, por eso lo de ilustre, je je) , la otra respuesta aún la estoy pensando, ya llegará,
Saluditos !!!!