09 agosto 2008

Gudiño Kieffer y la magia de la librería El Banquete

Generalmente entro a la librería “El Banquete” en busca de algo preciso, pero siempre salgo con dos o tres cosas que nunca tienen que ver con aquello que estaba buscando.

Hoy fue un días de esos. Llegué a El Banquete pasadas las ocho y entré con la sorpresa y la alegría de que aún no habían bajado la cortina. Es estratégico, para llegar al mostrador en el que se encuentra el amigo librero hay que hacerse paso entre dos exhibidores desbordantes de libros, y para ello no queda otra que pasar muy cerca de una de las cuatro paredes forradas también de libros. Es casi imposible no detenerse a mirar al menos uno. Como estrategia comercial da mucho resultado, al menos en mi caso.

Llegué al mostrador con un libro de relatos de William Irish en mi mano. Se lo mostré y dije que me lo llevaba. Mientras el amigo librero me daba una bolsa, recordé que había entrado al negocio buscando algo y le pregunté si tenía “Los culpables”, de Juan Villoro.
-¿El mexicano?
- Sí.
-No, nada che…

Aprobé con la cabeza. Luego alcé la vista y por sobre el hombro del librero amigo leí: “Gudiño Kieffer”, y debajo: “Azazel”. Inmediatamente supe que se trataba de la única obra de teatro que publicó Gudiño.
-El libro de Gudiño Kieffer de ahí –señalé-, ¿es una reedición?
El librero amigo volteó.
-Sí, creo que es del 2005… Viene con Cd.
Recibí el libro con la misma mano en la que, segundos antes, había sostenido el libro de Irish. Efectivamente, se trataba de “Azazel” en versión audioteatro.

Creo haber dicho en algún momento que desde hace unos cuantos años me volví coleccionista de todos los textos de Gudiño Kieffer. Y si bien la obra de teatro que tenía en mis manos ya la había conseguido hacía un tiempo, creí que no me iba a venir mal tener la representación en audioteatro; más sabiendo que Azazel nunca llegó a representarse sobre las tablas.

Pagué los dos libros, y en el camino de regreso a la puerta de calle, mi vista enfocó, otra vez: “Gudiño Kieffer”.
-No puede ser –murmuré, pero creo que nadie oyó.
Ahora era un libro de cuentos para niños editado en 1986, que reúne a varios autores, entre ellos, a Gudiño. Fui directo al índice, y de allí al principio del cuento. No había información sobre el libro donde lo habían sacado, y mi memoria tampoco registraba haberlo leído antes. Podría tratarse de un cuento exclusivo para ese libro; esa posibilidad le valía un pasaje a mi biblioteca.

El cuento se llama “Alguna vez”, y comienza así:

Los árboles mayores que se erguían casi hasta tocar el cielo con sus copas agudas, hablaban con el árbol más pequeño que crecía entre ellos.
-Alguna vez -decían-; alguna vez serás alto como nosotros y como nosotros podrás ver el lago allá abajo, engarzado como una joya verde o azul entre las montañas verdes o azules. Alguna vez, alguna vez…
El viento, cuando descendía hasta la altura del árbol pequeño, también hablaba con él.
-Vengo de todas partes y lo sé todo… Conozco los bosques, las montañas, los campos, las ciudades de los hombres… Alguna vez, cuando te eleves tanto como los otros árboles, te contaré cosas… Alguna vez, alguna vez…

Me fui de “El Banquete” sin encontrar la novela de Villoro, pero me fui conforme. Esa es la magia de esta librería, siempre algo interesante se encuentra, sólo hay que entrar y dejarse llevar.

Algo más

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios:

Lady CP dijo...

wonderful, pibe..

Paula dijo...

Hola, la verdad que qué lindo que escribe Gudiño kieffer. Yo leí hace poco " Para comerte mejor " y realmente me gustó mucho.
Si estoy acá es porque busqué información en google para poder descargar algun libro suyo, y no encontré casi nada, una pena.
Solo me limitaba a dejar escrito que me encantó el autor, un saludo.

Paula .

Anónimo dijo...

POSEIDON LIBROS Librería virtual de libros usados

http://eshops.mercadolibre.com.ar/poseidon+libros/

Anónimo dijo...

LIBROSPAMPA Libreria virtual de Blelgrano R.

http://eshops.mercadolibre.com.ar/librospampa/